fbpx
¿Es más común el ahorro que el préstamo?
15782
post-template-default,single,single-post,postid-15782,single-format-standard,bridge-core-2.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Es más común el ahorro que el préstamo?

¿Es más común el ahorro que el préstamo?

5 Consideraciones al elegir entre la nube o local

1 de Julio, 2014, Autor: Ryan Tang y Avril Pérez, Consultores FOMIN

 

Recientemente, el FOMIN lanzó su publicación “Building Up Business: Microenterprise Demand for Credit in the Caribbean”, que detalla los resultados de un estudio realizado por Barbara Magnoni, Derek Poulton y Danielle Sobol de EA Consultants. Este estudio analiza la naturaleza de la demanda de las microfinanzas en cuatro países del Caribe – Belice, Guyana, Jamaica, Surinam- y se distingue entre otros estudios por enfocarse en el crédito informal. Para sorpresa de nuestro equipo, los resultados del estudio revelaron que en lugar de los préstamos, muchos microempresarios en estos países prefieren y tienden a financiar sus negocios a través del ahorro formal e informal, y que la relación entre las finanzas formales e informales es complementaria en vez de competitiva.

Del estudio podemos extraer cinco puntos principales:

· Inclinación por el ahorro. Casi todos los microempresarios encuestados reportaron ahorrar, y el destino más común de este ahorro es para invertir en su microempresa. La mayoría ahorra en cuentas formales, mientras que en cada país también se observó el uso de las ROSCAS. Entre los cuatro casos, se encontró que el ahorro y los préstamos no se excluyen mutuamente, ya que la mayoría de los prestatarios también reportaron ahorrar. Esta fuerte cultura del ahorro puede crear menos incentivos para tomar préstamos con el propósito de invertir en el negocio. Esto contrasta fuertemente con muchos países de América Latina, donde las personas de bajos ingresos suelen ahorrar en montos bajos y a menudo optan por tomar prestado para financiar sus necesidades.

· Preferencia por el financiamiento flexible y de bajo costo. En todos los países del estudio, los bajos costos y la flexibilidad en cuanto a financiamiento resultaron ser las principales prioridades para los encuestados. Estos clientes buscan bajos intereses y comisiones, planes de amortización que correspondan a sus flujos de efectivo, y un poco de indulgencia hacia la morosidad.

· Aversión al riesgo. Muchos microempresarios se mostraron cautos o pesimistas acerca de sus prospectos de negocio y han experimentado ventas bajas desde la crisis económica mundial de 2008, esto aplica especialmente en el caso de Jamaica. Incluso en países donde el crecimiento económico ha sido más dinámico, los microempresarios se mostraron cautelosos, quizás debido a su propia falta de habilidades empresariales. Esta actitud incrementó la dependencia en el ahorro y desalentó los préstamos por temor a sufrir dificultades con el pago, incluso entre aquellos encuestados que EA identificó que podrían beneficiarse de un microcrédito.

· Asimetrías de información. Muchos microempresarios no estaban familiarizados con los productos de microcrédito o con los proveedores, y algunos no sabían qué era un microcrédito. Otros sostenían creencias erróneas y generalizaciones acerca de los productos y los proveedores que les impedían acceder al microcrédito.

· Oferta limitada. Mientras que las preferencias y percepciones de los microempresarios son factores importantes para la adopción de productos y servicios financieros, el contar con una oferta limitada también obstaculiza el alcance. Además, en estos países el costo de un préstamo es elevado, las poblaciones se encuentran dispersas y algunas instituciones no están dispuestas a arriesgar su capital para la expansión y difusión de sus productos y servicios.

De los 656 microempresarios encuestados:

Los encuestados mostraron una preferencia hacia el ahorro (90%) superior a los préstamos (37%).

Se encontró que el ahorro formal es más prevalente (66%) que el ahorro informal (50%).

Estos resultados difieren con lo que a menudo se encuentra en la región de América Latina, donde algunos países carecen de una cultura de ahorro  y/o muestran una mayor preferencia hacia mecanismos informales. Para los países del Caribe anglófono el reto consiste en identificar cómo las entidades financieras pueden aprovechar esta cultura de ahorro para diseñar productos y servicios financieros que permitan a los clientes disminuir su vulnerabilidad y asegurar su bienestar financiero y la consecución de objetivos a largo plazo.

Este artículo fue recuperado de: http://www.pro-savings.org/es/es-m-s-com-n-el-ahorro-que-el-pr-stamo

Deja aquí tus datos si deseas más información




Autorizo a Sifco para que me contacte.
Acepto las políticas de seguridad expresadas en este Website




Autorizo a Sifco para que me contacte.
Acepto las políticas de seguridad expresadas en este Website