fbpx
¿Cómo ven el dinero los jóvenes?
15774
post-template-default,single,single-post,postid-15774,single-format-standard,bridge-core-2.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Cómo ven el dinero los jóvenes?

¿Cómo ven el dinero los jóvenes?

¿Qué podemos aprender de la forma en que los jóvenes adultos (nacidos de 1981-1995) ven en dinero?

Por: getrichslowly.com

Recientemente Fidelity publicó otra encuesta acerca de los jóvenes adultos y el dinero. Encontraron que el 47 por ciento de nosotros estamos ahorrando para nuestro retiro. Para mi esa estadística dice cómo ve nuestra generación las finanzas personales, y no deja de asemejarse a otros hallazgos. Cuando la revista TIME escribió sobre la encuesta, reportaron lo siguente:

“El Centro de Transamerica para Estudios sobre el Retiro encontró que el 71% de los jóvenes adultos elegibles para un plan de ahorro para su retiro, participan y que el 70% de los mismos comenzaron a ahorrar a una edad promedio de 22 años. En comparación, la generación nacida entre 1946 y 1964 comenzaron a ahorrar a una edad promedio de 35 años.” Claro que son datos auto reportados; pero resulta difícil negar que el interés en las finanzas y en nuestra economía ha aumentado luego de la recesión. Estamos impulsando la educación financiera en cualquier forma – ya sea en las escuelas o por internet. Las finanzas personales se han convertido en un nicho que cada vez gana más popularidad en la blogosfera. Incluso Paul Allen, cofundador de Microsoft, está involucrado en la producción de películas diseñadas para explicar cómo funciona nuestra economía. Para mi es más difícil creer cómo no podría aumentar el interés en las finanzas personales después de la Gran Recesión.

Otro de los hallazgos que le pareció interesante a las personas en la encuesta de Fidelity:

§ Cuando se les preguntó en la información de quien confiaban más en cuestiones monetarias, 33% de los jóvenes adultos respondieron que confiaban en sus padres, pero 1 de cada 4 (23%) respondieron que no confiaban en nadie.

Considerando el clima económico, no es sorprendente que sean tan escépticos. En mi propio blog, Brokepedia.com, un lector trajo a colación un punto que yo no había considerado: El consejo financiero de nuestros padres no aplica pues ellos vienen de diferentes circunstancias. Obviamente, hay algunos consejos financieros que son estándar, como por ejemplo No gastes más de lo que ganas, que siempre será la clave para una independencia financiera. Mis padres me enseñaron esto a temprana edad; el consejo permaneció y funciona.

Sin embargo, hay situaciones que mis padres no podrían predecir. Por ejemplo yo quería ahorrar un poco de dinero asistiendo a la universidad pública. Pero su idea era que yo asistiera a una “universidad verdadera” – entre más prestigiosa, mejor – así que no creyeron que mi decisión era la más inteligente. Después de enfrentar la enorme matrícula universitaria de mi hermano menor, creo que cambiaron un poco su forma de pensar sobre gastar menos en la universidad.

Claro que todos estos estudios sobre la generación de principios de los ochentas a principios de los noventas y cómo manejan su dinero son generalidades. Si me lo preguntas, el gran enfoque en nuestro comportamiento raya en la obsesión. Hasta hace poco, ese enfoque ha sido bastante negativo. Pero más estudios y encuestas están mostrando que los jóvenes adultos manejan mejor el dinero de lo que se imaginaban.

Aunque no confíes tanto en las estadísticas, creo que hay algunas lecciones que podríamos aprender.

Está bien ser escéptico

Fidelity me pidió que produjera un video hablando en la calle con personas de mi edad y les hablara sobre asuntos de dinero. Las conversaciones que sostuve con las personas casi reflejaron los hallazgos de Fidelity.

La mayoría de las personas con quienes hablé dijeron que sus padres les daban consejos básicos y que lo agradecían pero que algunos asuntos simplemente tenían que aprenderlos por su cuenta. Debido a las consecuencias de la crisis en la vivienda, y la crisis actual de los créditos estudiantiles, los jóvenes parecen ser escépticos sobre lo que se les dice que deben hacer con su dinero. Eso no es algo malo.

Aparte del video, hablé con una recién graduada universitaria acerca del dinero. Ella se quejó por su cuantiosa deuda estudiantil. Lo que más le molestaba es que la mayor parte de esta deuda ni siquiera era necesaria. La compañía de préstamo estudiantil le aprobó US$100,000; ella les dijo que no necesitaba tanto. “Pero ellos me dijeron `No, está bien. Estás aprobada, no importa. Puedes gastarlo’ Yo tenía 18 años” me dijo “Si alguien te da US$100,000 cuando tienes 18 años lo único en que puedes pensar es en todo lo que puedes comprar. Aprendí mi lección”

Para mi este es el microcosmos del por qué nuestra generación, como un todo, ha aprendido a ser más cuidadosa y sí, más escépticos con los consejos financieros.

En la entrevista en la calle, le pregunté a las personas dónde obtenían sus consejos financieros. Nuevamente la respuesta en la mayoría de casos fue “Aprendí por mí mismo” asumí que eso significaba que realmente no sabían nada. Estaba equivocado (Disculpen entrevistados).

Hablamos sobre libros de finanzas personales que no creí que nadie, aparte de mis amigos nerds del dinero, reconocieran. Hablamos de invertir y de ser propietario de tu casa y de cómo tu forma de pensar sobre el dinero cambia conforme te haces mayor.

Un hombre de 26 años, que iba camino a almorzar con un amigo, dijo algo que sonaba como si vinera directo de las páginas de este blog: “El Yo de hoy quiere divertirse, pero el Yo de mañana también quiere divertirse”. Parece que los jóvenes adultos están aprendiendo a través de un filtro de escepticismo – pero están aprendiendo. Nuestra economía está cambiando, estamos recuperándonos de nuestros errores y queremos asegurarnos de ir con paso firme y bien calculado.

Aprendiendo a adaptarse

A estos jóvenes se les ha criticado por posponer el empezar una familia, por no comprar una casa, por regresar a vivir con sus padres e incluso por viajar largas distancias diariamente al lugar de trabajo. He hecho tres de esas cuatro cosas y han contribuido inmensamente a mi seguridad financiera. Regresar a vivir con mi madre era lo último que quería hacer a mis 22 años de edad. Atravesábamos una etapa difícil. Y por supuesto, yo deseaba mi libertad. Pero lo vi como una oportunidad de poner orden en mis finanzas y afortunadamente mi madre me recibió gustosa. No lo vi como algo egoísta, y ella tampoco lo creyó así. De hecho, sugirió que era una forma inteligente de ahorrar dinero. La economía apesta. El sistema apesta. Las cosas necesitan cambiar. Pero mientras tanto, esta generación parece estarse adaptando y tomando el control de lo que puede y eso es algo bueno. Para mi el hecho de que el éxito se mida de diferente manera indica que las personas están cambiando y estamos adaptándonos. Y sí, eso puede significar regresar a vivir con los padres por un tiempo mientras puedes hacerte de un fondo de emergencia. Eso puede significar que decides que pagar renta está bien porque no deseas ser de los que tienen casa pero están pobres. Debemos de tratar de mejorar todos los aspectos, pero mientras tanto, es productivo trabajar en mejorar nuestra situación financiera personal.

¿Qué piensas de los hábitos financieros en general de esta generación (1981-1995)?

Obviamente podrían mejorar. Aunque podríamos sorprendernos con el hallazgo de que el 47% están ahorrando para su retiro, también es preocupante que el 53% no están ahorrando. Aún así parece que a menudo se nos critica por lo que estamos haciendo bien. Los encabezados señalan nuestras faltas; pero para mi, el escepticismo es saludable, al igual que adaptarse.

Creo firmemente que hay un cambio que nos lleva a la seguridad financiera. Puede que no sea más factible de lo que era (probablemente lo sea menos). Pero parece que más personas, jóvenes y mayores, están interesados en lo que conlleva recuperarse de una tormenta económica. Debido a que dicha generación está saliendo de esta tormenta económica, ¿es tan difícil creer que estén interesados en desarrollar mejores hábitos financieros que las generaciones anteriores?