Sifco | Capacidad de pago de los socios en las asociaciones solidaristas – Parte I
16366
post-template-default,single,single-post,postid-16366,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Capacidad de pago de los socios en las asociaciones solidaristas – Parte I

Capacidad de pago de los socios en las asociaciones solidaristas – Parte I

Esta es una serie de artículos relacionados con este tema.  Este primero trata sobre reflexiones basado en mis experiencias.

Los fines de las asociaciones solidaristas giran alrededor de la satisfacción de las necesidades de sus asociados. Estas necesidades pueden ser prioritarias, urgentes o postergables.  El procedimiento utilizado para la aprobación y satisfacción de estas necesidades debe ser estandarizado pensando en que los procesos no deben tener variaciones significativas. Cuando una solicitud por su naturaleza se sale de ese proceso estándar, debe tener un soporte y una justificación de mucho peso. Como muestra para este caso es una situación emergente de algún asociado (un gasto funerario, por ejemplo) para el cual los procesos normales harían que el dinero solicitado llegara fuera de tiempo.

Es necesario tener en las políticas de préstamos y aprobación de solicitudes claridad y objetividad para poder tratar estos casos en particular. Los tiempos, las excepciones y los casos concretos ayudarán al cumplimiento de estas excepciones.

Pero lo más importante es que el colaborador asociado pueda cumplir con los plazos, las cuotas y todos los requisitos en el otorgamiento de préstamos. Debe establecerse en las políticas los ingresos que se podrán incluir: La indemnización, otras prestaciones laborales u otros elementos, así como las deducciones a incluir en lo referente a los descuentos en planilla: los descuentos de otros préstamos. Dejar en claro cuáles serán incluidos en este cálculo. La práctica indica que solo deberían incluirse aquellas deducciones que se incluyen en la planilla de pago del asociado. Las deducciones relacionadas con impuestos, otros préstamos otorgados por la empresa contratante, descuentos judiciales y similares deben ser sujetas de análisis para su inclusión.

Dependiendo del puesto del trabajador y del riesgo por manejo de efectivo o de bienes de la empresa así deberá restringirse la capacidad de endeudamiento. Por ejemplo: A mayor riesgo por manejo de efectivo o responsabilidad compartida con personal a su cargo debe ser menor la disponibilidad de endeudamiento. Pueden manejarse porcentajes acordes a ese riesgo; un 40 o 50% para alto riesgo y entre 70 y 80% para asociados de riego bajo o moderado.

Otro punto importante es la consideración del valor de las cuotas a descontar en planilla mes a mes. Para calcular la cuota mensual debe tomarse en cuenta todos aquellos descuentos que se encuentran registrados en las boletas mensuales de cada caso en particular. Se puede caer en el error de no tomar esa información en cuenta y en el momento pareciera que estamos ayudando al socio, pero al restarle disponibilidad en su efectivo recibido cada quincena o cada mes le estamos haciendo un daño. Es importante manejar un porcentaje máximo de descuento en relación a sus ingresos devengados. Este porcentaje puede ser entre un 20 y 30%.

Finalmente, no debemos olvidar el objetivo de la asociación: Ayudar a nuestros colaboradores. Este se alcanzará cuando podamos ayudarles a solventar sus necesidades económicas, pero creando una cultura de ahorro, aunado a charlas informativas relacionadas con el tema del endeudamiento y temas similares.